El PODER de la vida de reposo por medio de la fe en Jesucristo.
El reposo por medio de la fe
elreposoporfe
R. B. THIEME, JR. R. B. THIEME, JR., BIBLE MINISTRIES
HOUSTON, TEXAS
En medio de los problemas de la vida el soldado cristiano se para firme en terreno seguro. Descansa, completamente confiado en lo que Dios ha prometido. En lo que Dios siempre es poderoso para hacer.

"No temáis; estad firmes, y ved la salvación de Jehová” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 14.13a.

"de Jehová es la batalla." Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 1° Sm 17.47.

Traducción por Carlo Guarneri, junio del 2016. Fort Worth-Dallas Metroplex Area, TX

Pre-facio
Antes de que comience su estudio bíblico, si usted es creyente en el Señor Jesucristo, asegúrese que ha confesado sus pecados en privado delante de Dios Padre.

9Si confesamos nuestros pecados (que tenemos conciencia), él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados (que tenemos conciencia), y limpiarnos (de los que no tenemos conciencia o perdonados) de toda maldad. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 1 Jn 1.9–10.

Usted estará entonces en compañerismo con Dios, lleno del Espíritu Santo y listo para aprender la doctrina bíblica de la Palabra de Dios.

24Dios es Espíritu; y los que le adoran en (la llenura del) espíritu y en verdad (bíblica) es necesario que adoren. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Jn 4.24.

Si nunca ha creído personalmente en el Señor Jesucristo como su Salvador, el asunto no es confesar sus pecados. Lo importante es tener solo fe solamente en Jesucristo.

36El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa (obedecer el mandamiento de) creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Jn 3.36.

12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), He 4.12.

16Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 2 Ti 3.16–17.

15Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 2 Ti 2.15–16.

El principio del la vida de reposo por medio de la fe
Hace un tiempo se consideraba imposible volar más rápido que la velocidad del sonido. El progreso científico lo ha hecho posible. El hombre ha roto la barrera del sonido.





















 El hombre ha avanzado más allá de donde él pensó que no podía ir. Pero hay otra barrera que es un problema para el creyente. Se llama la barrera de la fe. Se necesita un gran velocidad para romper la barrera del sonido, pero para romper la barrera de la fe no se requiere velocidad excesiva, sino simplemente estar quietos. No hay trabajo para hacer, no se requiere movimiento, sino solo creer, confiar en el Señor. Y seguir confiando y esperando en Él. Esta es una maravillosa técnica provista para ser experimentad por cada creyente.
Deberíamos ya saber que hay un maravilloso lugar lado a lado para cada creyente, para todos los que están “en Cristo”.

1Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Ro 8.1a. 

Sabemos que somos nueva creaturas en Cristo. Somos hueso de Sus huesos y carne de Su carne. (Gen 2:23, compárese Efesios 5:29-30) Somos participantes y compartimos la naturaleza divina, la vida de Cristo la cual es vida eterna, la justicia de Cristo la cual es perfecta, Su destino, Su herencia, y filiación como hijos, de su elección, Su sacerdocio y muchas otras cosas más. Sabemos que tenemos una posición perfecta en Cristo Jesús. Pero me asombro si hemos recapacitado en todo lo que Dios nos ha provisto para experimentarlo en nuestra vida.
Estamos tan ocupados buscando nuestra felicidad.

 Estamos tan ocupados dando vueltas de prisa (corriendo sin llegar a ninguna parte. Nota del trad.) para encontrar algo que nos traiga satisfacción, que ignoramos una de las cosas más grandes en la Palabra de Dios – ¡un lugar de perfecta paz! Un lugar de de gozo o felicidad interior (en el corazón. Nota del trad.). Un lugar donde tenemos fuerzas, de estabilidad, de poder, de impacto. No importa que pase o que difícil sean las circunstancias. No importa cuanta sea la presión, o la adversidad o los problemas de la vida. Podemos tener esta “paz de Dios la cual sobrepasa todo entendimiento”. (Fil 4:7) Así que hay un lugar de perfecta paz, de poder, donde nuestras vidas pueden contar con Él. A veces, la Escritura se refiere a esto como el “sábado” – no el séptimo día de a semana, no un año sabático, pero un sábado que se vive momento a momento, un descanso o reposo por medio de la fe, en medio de las grandes adversidades de la vida Esta vida de reposo hace posible tener una paz interior en la presencia de una tribulación exterior.

Hay cuatro pasajes bíblicos que nos hablan de este reposo, los cuales nosotros estudiaremos en este página: Éxodo 17:1-7, Números 20:1-13, Hebreos 3 y 4, e Isaías 40. Los primeros tres pasajes describen los principios de la vida de reposo por medio de la fe, mientras Hebreos 4 analiza el proceso mecánico del reposo.
Estúdielos.

EL PRIMER INCIDENTE EN MERIBÁ
Éxodo l7:1-7
En Éxodo, capítulo 17, la nación de Israel enfrenta una crisis. Ellos han sido libertados de la esclavitud de Egipto a través de la sangre del Cordero pascual, el cual es una sombra espiritual de la muerte de Cristo como un substituto nuestro en la cruz.























  Ellos han pasado por el mar rojo por la maravillosa gracia de Dios



















 y ahora están enfrente de un asunto vital el cual cada creyente debe enfrentar en su vida. “Si cada creyente, -- como uno que ha confiado en Cristo y nacido de nuevo, -- ha confiado en lo más grande, lo cual es la salvación, ¿Puede confiar en Él para las necesidades, los problemas y las dificultades que se avecinan en la vida diaria? He confiado en Él en la más grande manifestación de Su gracia. ¿Puedo confiar en Él gentilmente para enfrentar los problemas, dificultades y situaciones las cuales son parte de mi vida diaria? ¿Tiene realmente el Señor respuestas a estos asuntos?
Durante los días de la semana el promedio de los pastores escuchan a personas de su congregación acerca varios asuntos los cuales podemos llamar malas noticias. Un hombre no puede permanece en este ministerio a menos que tenga respuestas para todas estas malas noticias.
Si verdaderamente no hay respuestas para todas las penas del corazón, los problemas, las adversidades, frustraciones, dificultades y molestias, un pastor no podría serlo por mucho tiempo. Cuando todo va bien. La gente no va a ver al pastor. Las únicas ocasiones que la gente busca al pastor cuando está feliz es cuando una pareja se va a casar. De otra manera, el pastor escucha muy pocas buenas noticias de su congregación. Como quiera que, si él es un ministro que estudia la Palabra, él sabe que hay una técnica la cual tiene respuestas para cada problema, dificultad, y situaciones adversas en la vida. Este es su consuelo, esta es su bendición y gozo grande, que no importa cuál sea la situación, él sabe que en la enseñanza de la Biblia está la respuesta.
Sin embargo, el error que la mayoría de los creyentes cometen es que ellos quieren una palmadita en la espalda con un sí o un no como respuesta a su problema en particular. Ellos quieren que el pastor les diga cual camino a seguir; “de vuelta 90° a la derecha y tres a la izquierda, y su problema será resuelto.” Es cosa muy rara todavía que el pastor pueda delinear un diagrama especifico que diga: “Haga esto y aquello”. Antes de que pueda delinear un diagrama de una cierta cosa de una cierta manera, hay un principio que se debe seguir. Este principio es la solución a cualquier problema que cualquier creyente vaya a enfrentar. Recuerde, cuando se enfrente a sus problemas, el más grande problema en su vida ha sido resuelto. Fue resuelto en el cruz del Calvario.

21Al (Cristo, nota del trad) que no conoció pecado, por nosotros (Dios) lo hizo (a Jesucristo) (ofrenda de, nota del trad) pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 2 Co 5.20–21.

Jesucristo cargó cada pecado que usted haya cometido en la cruz, resolviendo el problema por completo. Con su sacrifico en la cruz nos substituyó (1ª. De Pedro 2.24), quitó el pecado y la pena del pecado como una barrera entre usted y Dios. (Efesios 1.7, Col 2.14) Cuando usted confió en el Hijo de Dios, sus pecados pasados fueron perdonados y entró en una relación con Dios eterna y también temporal. Y, aunque usted pueda entender la trascendencia de su relación eterna, es importante también que sepa la trascendencia de su relación temporal con Él.


















Hay ciertas experiencias que le pertenecen. Hay una manera de recuperarse … (1ª. De Juan 1:9). La cual le purifica de sus pecados y ofensas cometidas después de su salvación. Hay un compañerismo que usted puede tener con el Señor ahora, en su vida diaria. Hay un camino en el que usted puede honrarlo a Él. Hay un camino en el cual su vida puede contar con Él. No hay diferencia en cuanto a quien es usted y lo que hace. No importa que tan desanimado pueda estar, mientras que viva, Dios tiene un propósito para usted. Dios tiene una razón para que continúe en la faz de la tierra. Él quiere que usted le glorifique a Él y que cumpla con su responsabilidad como embajador de Cristo (2ª. De Cor 5:20) Usted y yo enfrentamos exactamente la misma situación que la nación de Israel enfrentó varias veces hace unos miles de años. Su problema afectó a cada uno de ellos en lo personal. El Espíritu Santo ha registrado este evento, por medio de la pluma de Moisés, lo que para ellos era una situación abrumadora. De hecho, a la luz de su gran liberación de Egipto, ese no era realmente un gran problema de plano.

Verso 1. “1Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin por sus jornadas, conforme al mandamiento de Jehová,”  (Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 17.1) Nótese que el Señor los guió a ese lugar; ellos estaban en la voluntad de Dios cuando llegaron allí, “conforme al mandamiento de Jehová.” ¿Nunca ha sido engañado por la predicación evangelística? “¡Acepta a Cristo, y nunca más tendrás problemas!” No hay cosa más lejos de la verdad. De hecho, es lo opuesto, lo cual pasa más a menudo. Cristo dijo,

33Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Jn 16.33.

Cuando uno recibe a Cristo, aunque tiene vida eterna y va a vivir en la presencia de Dios para siempre con un cuerpo resucitado, de todas maneras va a tener dificultades aquí en este mundo. Pero también va a tener los medios de estabilizar y enfrentar cada problema y dificultad con tranquilidad. No ha vivido la vida cristiana hasta que se encuentre en un lugar donde se desforzado (1° Reyes 17.7) donde no hay solución humana, donde no hay nada que pueda hacer o decir, donde usted está tan desconcertado del impacto y de la presión emocional del problema que no puede ni aún orar. Usted no ha vivido hasta que se encuentre en ese lugar. Tarde o temprano Dios va a traer a cada creyente al arroyo seco. Cada creyente debe enfrentar una serie de circunstancias en una situación en donde todo es negro y sin esperanza, donde no hay solución humana. Eso es exactamente lo que Dios hizo con los hijos de Israel.

Dios los salvó de la esclavitud de Egipto. Les guió a través de las aguas del Mar Rojo, 
























y ahora fueron llevados a un lugar llamado Refidim. Aquí en el desierto no había agua para a gente para beber.
























 Una gran multitud de gente—quizás eran como dos millones de adultos, mas todos los niños—¡y no había ni siquiera una gota de agua! La palabra hebrea para un lugar desolado y desierto es מִּדְבַּר (midbar, desert de Sin, מִדְבַּר־סִ֔ין). Páramo. Arena seca. Habiendo sido guiados por Dios a un lugar desértico, se enfrentaron con un serio problema. De inmediato comenzaron a sufrir. Dios permitió esto con un propósito. Dios preguntó a esa generación y Él ahora a nosotros los creyentes de hoy en día,

 “¿Confías en MÍ?”


Usted ha confiando en él para su salvación. Usted ha creído en Jesucristo y lo ha recibido como su Señor y Salvador.

32El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Ro 8.31–32.

Jamás Dios ha hecho una cosa más grande por usted. Esta es la cosa más grande que Dios haya jamás hecho por usted. Le costó infinitamente más mandar a Su Hijo a la cruz para ser juzgado por los pecados de usted que ninguna otra cosa que Él pudo haber hecho. Si él hizo lo máximo por usted en la cruz, ¿hará él menos ahora por usted que es una creyente? Sí el hizo lo mejor por usted cuando usted era enemigo de Dios—y todos éramos Sus enemigos cuando Cristo murió en la cruz por nosotros (Rom 5.10)--¿qué no hará por usted ahora que es Su hijo (Juan 1:12) ¿Podrá hacer menos que lo que Él hizo antes? ¡Enfáticamente no! Él va a hacer más. Pero hay una sola cosa que Dios requiere para que ellos entren en este sábado de 24/7 , el lugar de perfecta paz y estabilidad. ¡Fe! Dice,

 ¿CONFÍAS EN MÍ? 

Por este verdadero propósito, Dios nos ha dado promesas por escrito—promesas que podemos apropiar, usar y creerlas por fe, las cuales nos estabilizan a cada uno de nosotros.

En este pasaje bíblico enfrente de nosotros, hay una oportunidad para la gente que está en una situación desesperada. Con esta oportunidad, ellos pueden usar la provisión de Dios, entrar en un Su descanso perfecto.

Deseo que pudiera leer en el versículo 2 palabras como estas: “Así la toda la gente se arrodilló y dijo, “Gracias Señor por darnos esta tremenda oportunidad para confiar en ti. Y, mientras la perspectiva es sin esperanza, esperamos aquí complacidos en ti. Confiamos en ti para la provisión del agua. Ahora solo estamos esperando verte hacerlo. Recordamos que Moisés al otro lado del Mar Rojo dijo, “Estad quietos y ved la salvación que el Señor hará hoy con vosotros,” ‘“y ahora estamos aquí, observando. Estamos sentados otra vez viéndote trabajar.”’
Para aplicar la vida de reposo por la fe de esta manera sería maravilloso. Pero entonces no tendría mucho que predicar sobre esto si fuera verdad. En lugar, ¿cuán a menudo nos da el pánico cuando las cosas de repente van mal? ¿Cuán frecuentemente estamos del lado equivocado de la barrera de la fe? ¿Qué tan seguido nos cae mal, nos desmoronamos, y nos trastornamos? Aún así, si hay alguna gente en la faz de la tierra que debería estar tranquila, ser valiente, mostrando paz y fortalecidos gozosamente e impactando en medio de la adversidad, esta gente debería ser cada persona que conoce a Jesucristo como Señor y Salvador.

Verso 2. Pero en lugar de eso leemos, “ 2Y altercó el pueblo…” La palabra hebrea para altercar, contender, usada en varias traducciones es מְרִיבָ֑ה (meribá), que es la que voy a usar de aquí en adelante. Así que, la gente, “meribó”. Vamos a usar esta palabra así y ustedes entenderán las razones de esto después.  (En inglés se pueden conjugar los nombres sustantivos y viciversa, the work, to work, the love, to love)

Le gente “meribó” con Moisés. Lo criticaron, se quejaron con él, cundió el pánico delante de él. Llorando dijeron, “!Danos agua para bebamos¡” Que extraño pedido es este dado a Moisés. ¿Qué pensaban que Moisés iba a hacer? ¿Creían que sacaría un pañuelo, lo sacudiría en el aire y diría, “Hocus—pocus, donde caiga el pañuelo haremos una noria? ¿Pensaban que Moisés tenía poderes sobrenaturales? La liberación fue del Señor, y Moisés siempre había dicho así. Cuando las cosas caminaron bien, nunca se lo reconocieron a Moisés. Cuando las cosas fueron mal, se le echó siempre la culpa a Moisés. Este es el patrón de nuestra antigua naturaleza. La naturaleza humana tiene que tener un chivo expiatorio, y el chivo expiatorio siempre es el líder. Ahora Moisés comienza a llevar la tremenda presión que llevaría sobre sus hombros toda su vida, la tremenda presión del liderazgo. (Un servidor sabe lo que es eso, no es nada placentero. Nota del Trad) Aquí vemos a Moisés de hombros muy anchos.

Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? (¿Por qué meribáis conmigo?)¿Por qué tentáis a Jehová? (En otras palabras ¿por qué tentáis al Señor para que les quite la vida) Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 17.2–3.

¿Es el Señor un Dios muy pequeño para nosotros? ¿Qué acaso no puede el Señor suplir nuestras necesidades? ¿Quién fue el que nos libró de la desesperada situación de esclavitud de Egipto? Si el Señor hizo todo por nosotros en Egipto, ¿creen ustedes que el Señor, que detuvo las aguas del Mar Rojo, no pueda suplir nuestra necesidad de agua?

Verso 3. El pueblo estando tenía sed. Era toda una realidad, un gran problema. El pueblo meribó con Moisés y dijo, “¿Qué es esto, para esto nos has traído de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos, y ganado? En un momento de crisis es la muchedumbre la que siempre se queja. Sin embargo, Dios nunca tuvo la intención de que cualquier creyentes se llegara a quejar cuando se encentre en medio de una crisis. ¡La intención de Dios para cada creyente es que confíen en Él, mezclando las promesas de Dios con fe, para romper esta barrera! Cuando nos quejamos y criticamos durante una crisis en la cual os encontramos bajo mucha presión, estamos demostrando una vez más nuestra incredulidad, nuestra falla de confiar en Él.
Todo lo que sigue en este pasaje es completamente un asunto de pura gracia. Algunos creyentes nunca ven las provisiones de la gracia de Dios, aun cuando ellos se las han apropiado por la sola fe en Cristo solamente para salvación. ¡Es sorprendente que Dios siempre nos da lo que no merecemos, lo que no podemos ganar! Dios va a dar agua al este pueblo, aunque ellos no han hecho nada para merecerlos, son sin meritos. Ellos han hecho todo para no merecerlo. Mientras cada uno de ellos estaba en contra de Moisés, y Moisés permeancia sin moverse, ¿Qué hizo este siervo de Dios?

Versos 4 y 5. "Moisés clamó a Dios” Aquí está la imagen de un gran hombre de Dios. Moisés no metió en medio del altercado. Moisés no se puso a discutir. Ni siquiera Moisés intentó justificarse a sí mismo. El clamó al Señor pidiendo ayuda, “¿Qué haré con este pueblo?” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 17.4. “Estan casi listos para apdrearme.”

" 5Y Jehová dijo a Moisés: Pasa delante del pueblo…” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 17.5. Esta es la respuesta más interesante. El pueblo estaba listo para apedrear a Moisés, y así todavía el Señor le dice, “Párate delante del pueblo donde puedas ser un buen blanco para las pedradas.” Moisés debe ahora obedecer al Señor y pararse enfrente de esta gente que tiene las manos llenas de piedras. ¿Pero cómo lo va a hacer? ¿Su valor serial suficientemente fuerte para hacerlo?







































No, él va a ir caminando como David lo hizo delante del gigante Goliat. Moisés confió en el Señor en la crisis. Es por esta razón que Moisés era el líder. Los otros podían criticar, quejarse, y llorar en su insensatez, porque ellos no tenían esa cualidad tranquila, estable, fuerte y estable que Moisés tenía. Moisés pudo confiar en el Señor momento-a-momento. Moisés creyó al Señor cuando dijo, “14Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 14.14–15. O como David también lo dijo, “de Jehová es la batalla” (1°de Sam. 17:47). Así, Moisés obedeció a su comandante en jefe y fue delante de la multitud airada. Entonces el Señor le dice, “lleva contigo a los ancianos del pueblo de Israel. “En otras palabras, “Moisés, ya que hay otros que comparten las responsabilidades del liderazgo contigo, y quienes necesitan aprender a confiar en Mí, llévatelos allá para que ellos sean también buen blanco para las pedradas del pueblo.”
“y toma también en tu mano tu vara con que golpeaste el río, y ve.” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 17.5. Esta vara era una vara especial. Es la vara del juicio.




















Verse 6. ¡En seguida viene la promesa del Señor! 6He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb;” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 17.6.



























  Esta palabra hebrea para roca, בַצּ֗וּר (sobre tsur), se refiere a una roca filosa y abrupta. Aquí está la tipología (una figura o descripción de una cosa que es semejante a otra como en el caso de …), además de ser un hecho histórico, aquí está un retrato de Cristo la Roca, siendo golpeada por nosotros en la cruz (1ª. De Cor 10:4) 




















Así como Moisés tomó la vara en sus manos y golpeó la roca abrupta, así Dios el Padre golpeó al Hijo de Dios en la cruz por ti y por mí. Como resultado, de la muerte de Cristo fluyeron las aguas de la salvación.





















(Histórica y arqueológicamente se acepta que esta roca en Horeb es a que golpeó Moisés. Se dice que en la foto de la derecha se ve donde corría el agua)​

6He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Éx 17.6. Nótese ahora la obediencia de fe. Moisés hizo exactamente como el Señor le instruyó. “Y así lo hizo Moisés a la vista de los ancianos de Israel. Y llamó aquél lugar Massá, y Meribá (מַסָּ֖ה וּמְרִיבָ֑ה)." ¿Pueden por favor recordar Meribá? Ahora te digo a ti como creyente en el Señor Jesucristo, “Recuerda Meribá” Recuerda la advertencia de incredulidad, de fallar en romper la barrera de la fe.














































EL SEGUNDO INCIDENTE EN MERIBÁ
Numbers 20:1-13

Numbers 201-13
Después de 40 años de vagar en el desierto, después que la generación del Éxodo murió, una nueva generación de los hijos de Israel regresó al mismo lugar donde sus padres habían sido probados con falta de agua. ¿Recordarían Meribá?

Verso 1. 1Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero… 2Y no había agua para la congregación, Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.1–2a.

 ¿Qué pasó durante esos 40 años? Los hijos de Israel pasaron por muchas presiones, problemas y necesidades. Durante todo ese tiempo Dios había provisto por gracia y fielmente todas las necesidades administrativas que los judíos tuvieron durante su jornada en el desierto. Cuando necesitaron zapatos, Dios los proveyó, si necesitaban conocimiento de estrategia militar para vencer a sus enemigos, se las dio, si necesitaron comida se la suplió, cuando quisieron comer carne, Dios se las dio, Dios les suplió cada necesidad que tuvieron. Dios también les asistió con la doctrina que necesitaban para crecer espiritualmente. Dios proveyó cada necesidad que tuvieron durante esos 40 años. Por 40 años los hijos de Israel no vieron otra cosa que a fidelidad y la gracia de Dios.

Quiero que esta historia se tenga aplicaciones prácticas para usted, aunque esto pasó hace muchos siglos. Substituya el problema de “falta de agua” por cualquiera de su problemas que usted tenga ahora. ¿No hay qué? ¿No hay dinero? ¿No tiene amigos? ¿No es feliz? ¿No tienen cónyuge? ¿Qué es lo que no hay o no tiene? Hay algo que falta en la vida de todos, pero eso tiene un propósito. Dios tiene una razón para eso. Él le dice a usted a través de esto que el problema no es lo que usted piensa que le falta, sino, ¿Confías en Mí? Le he dado algo que no le di a aquella generación en el desierto. Le he dado más de 7,000 promesas escritas (en la Biblia) para usarlas aquí en este mundo. Cuando Dios lo dice, es un hecho.

La palabra de Dios que vive y permanece para siempre. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 1 P 1.23.

Como Dios eterno y soberano, como sin menoscabo de su deidad, como omnipotente e inmutable, Dios no tiene la manera de retractarse de Su Palabra. ¿Alguna vez ha pensado en eso? No se puede retractar de su palabra. Sin embargo, estas 7,000 promesas qu están en la Biblia pueden ser usadas solo aquí en este mundo. Usted no las va a necesitar en le eternidad. Hay, sin embargo, muchas promesas en relación a la eternidad.

20Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Flp 3.20–21.

1Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron,
Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Ap 21.1.

Hay también la promesa de una mansión en el cielo (Juan 14.2) y de estar en casa (cara a cara) con el Señor (2ª de Corintios 5.8)

Pero nosotros vivimos en este mundo. Con el problema de “la falta de agua”, o cualquiera que sea su situación en este momento. Cada uno de nosotros tiene un problema (cuando menos uno, sino más. Nota del trad). Cada uno de nosotros enfrentamos una situación difícil. Si usted cree que no tiene problemas, puede estar seguro, que tarde o temprano, usted los tendrá. Aunque usted está en un lugar de prosperidad ahora, hará bien en tomar en cuenta la advertencia de Dios.

 La prosperidad trae consigo sus problemas. Cuando  las cosas van muy suavemente, a veces es más difícil mantener nuestros ojos en el Señor que durante el tiempo de adversidad. También, debemos recordar que la prosperidad no siempre dura. La adversidad es parte de la vida. Y aunque estemos sufriendo y bajo presiones, es posible tener el mismo gozo, tranquilidad y bendiciones que cuando tenemos prosperidad. Esta estabilidad es el resultado de tener siempre fe, sin importar las circunstancias. Fe debe ser probada, viniendo a estar bajo presiones que nos madurarán y así aprendemos a apoyarnos en Él. Usted y yo tenemos por escrito todas las promesas que necesitamos para pasar la prueba. Nosotros simplemente clamamos por fe. Los hijos de Israel tuvieron la oportunidad de romper la barrera de la fe, para pasar la prueba de fe según Números 20.1-13, en el mismo lugar donde la primera generación falló.

Versos 2 y 3. “2Y porque no había agua para la congregación, se juntaron contra Moisés y Aarón. 3Y habló (meribó) el pueblo contra Moisés, diciendo: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová!” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.2–3.

Esta es una queja muy familiar. La he escuchado así muchas veces y en muchas diferentes maneras. “¡Oh, cuanto deseo haber muerto. ¡La vida es tan difícil! Señor, déjame morirme. Nadie tiene una vida tan áspera como la que yo tengo.” He pensado con cierta frecuencia si hubiera alguna manera de asustar a esta gente haciéndole ver que pueden morir en cualquier momento, ellos podrían cambiar su actitud rápido. Es interesante observar a la gente, quien frecuentemente dice esto, diciéndolo a alguien que está teniendo tiempos mucho más difíciles que ellos. Ahora, escuchen a la congregación en el desierto, “¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová!” Num 20.3

Ellos realmente no querían morir cuando sus hermanos murieron. ¿Por qué? Sus hermanos habían muerto por el pecado de muerte (1ª. Juan 5.16, del trad.) – creyentes que murieron porque fracasaron delante del Señor tan frecuentemente y por tan largo tiempo que Dios los quitó de este mundo (1ª. Cor 5.5). Sería como si el “el líder del equipo de futbol” se dijera a sí mismo, “¡Oh, como deseo que el entrenador me sacara del juego!” Él realmente no quiere que lo saquen del juego. Si ha fallado, él quiere seguir adelante y corregir sus errores. ¿Quién jamás ha escuchado a un jugador de fútbol decir que quiere que el entrenador lo saque del juego solo porque ha cometido un error? Él quiere seguir en el juego, quiere seguir jugando. No sé porque es así, pero los creyentes a menudo llegan ese punto de desesperación y dicen, “quisiera estar muerto”.

Versos 4 y 5. Este pueblo ha caído en el mismo patrón de conducta, y dijeron, “4 ¿Por qué, pues, has traído al pueblo del SEÑOR a este desierto, para que nosotros y nuestros animales muramos aquí? 5 ¿Y por qué nos hiciste subir de Egipto, para traernos a este miserable lugar?”  Lockman Foundation, Santa Biblia: la Biblia de las Américas: con referencias y notas, electronic ed., (La Habra, CA: Editorial Fundación, Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 1998), Nm 20.4–5. 

¡Ahora dicen que fue Moisés fue el que los hizo salir de Egipto! ¿Cuántas veces como creyente se ha llegado a tener una experiencia en su vida así y haber dicho: “Esto es horrible, nunca me pasó ninguna cosa como esta antes de ser creyente. Cuando no era cristiano todo era bien suave”? Esto fue exactamente lo que os judíos dijeron. Recuerden, esta es la segunda generación de los que salieron de Egipto, quienes dijeron, “este (desierto) no es lugar de sementeras, ni de higueras, ni de viñas, ni de granados, ni aun hay agua para beber.  Lockman Foundation, Santa Biblia: la Biblia de las Américas: con referencias y notas, electronic ed., (La Habra, CA: Editorial Fundación, Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman, 1998), Nm 20.5.

¿Sabe usted por lo que añoraban? ¡Egipto! Y decían. Como creyentes que han sido libertados de la esclavitud de Egipto  (del mundo y del pecado), “Oh, si regresáramos a Egipto.” Ellos no estaban pensando en las cadenas. Ellos no estaban pensando en el látigo de los mandamases. Ellos estaban pensando solo en las cosas placenteras. He oído a creyentes decir, “Mis amigos incrédulos fueron más amables conmigo que los cristianos. Esas personas siempre fueron muy placenteras. Todo parece mucho mejor. “Ellos pensaban solo en los higos, la vides (uvas. Trad.) y las granadas.”

Cada vez que usted está bajo presión de algún problema, ¿quiere usted regresar a algo que usted tenía antes? Es una cosa muy peligrosa para un cristiano que está bajo presión mirar hacia atrás a su vida de incrédulo, (vs del trad. 62Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Lc 9.62.) 

Mirar a lo que se llamaría placeres de este mundo de los cuales ha sido libertado. Hay muchos creyentes que no solo miran atrás, pero están dispuestos a regresar por algo que desean. Ya no están dispuestos a identificarse como cristianos. Pero nunca podrán cambiar su identificación con Cristo.  

Aquí está una generación que, en lugar de confiar en Dios, fracasó en la misma forma que sus padres. Añoraban regresar a Egipto. Esto fue un deseo sublime sicológico. Ellos querían Egipto en lugar de un campo de prueba. Es la naturaleza humana que quiere escapar de una situación desagradable. Estos israelitas piensan ahora en Egipto como un lugar agradable, lugar de felicidad. “Oh, regresar a Egipto. Oh, la diversión que podemos tener en Egipto. Hay suficiente agua allí. ¿Por qué? Allí está el río Nilo, lleno de agua.” La verdad es que ellos fallaron la prueba porque no hicieron lo primero que todos debíamos hacer en una situación de “falta de agua”.

18Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 1 Tes 5.18–19.

Déjeme hacerle una pregunta. ¿Ha dado usted gracias al Señor por el problema de “falta de agua” que tiene en su vida? ¿Le da usted gracias a Él cada día por eso? ¿Cuándo despierta dice, “Padre, este es Tu día. Todavía respiro y estoy vivo por Tu gracia. ¿Qué tienes para mi hoy? Y gracias, Padre, por la adversidad en mi vida. Entonces, ¿se da usted cuenta que “todas las cosas (problemas, adversidades, dificultades, tribulaciones, falta de dinero, trabajo...) trabajan juntas para el bienestar de lo que aman a Dios” (Rom 8.28)? ¿Reconoce usted que no puede crecer hacia la estatura de la madurez espiritual del creyente que Dios quiere que usted tenga, y que no puede contar con Él hasta que su fe sea probada?

¿Cuándo va a un juego de fútbol, usted cree que los jugadores corren por el campo del estadio nomas porque ellos son más grandes que todos los demás? Debería decir que no. Su tamaño no significa nada. Ellos van al campo de juego porque quieren competir; se han entrenado para competir. Han invertido horas y horas haciendo lagartijas, andar o imitar a los patos (duck waddles); corren, se paran, y comienzan otra vez; se caen, pegan, se echan encima unos de otros, y todo el resto de cosas que hacen. Ese es el período de entrenamiento y prueba.

Comienzan en el calor de agosto y casi mueren durante los primeros días. Se van a la orilla del campo cojeando asqueados y enfermos, para entonces regresar a los ejercicios en el campo de entrenamiento. Corren al campo con hombreras grandes y uniformes pesados . Es un entrenamiento agonizante. Durante los primeros días de la práctica de fútbol no hay hombre que se pregunte, ¿vale la pena? Pero si usted sobrevive los primeros días, su actitud mental cambia gradualmente. Evidencia que el entrenamiento vale la pena. Usted desarrolla coordinación y habilidad muscular lo cual lo capacita para salir al campo y jugar con valor, determinación, fuerza y con destreza.

En su vida personal privada de práctica, donde nadie más puede verlo a uno, usted está siendo continuamente probado. Vive en una generación en la cual Dios tiene que cortar 98% del equipo de jugadores, porque no pueden sobrevivir la prueba de “no hay agua”. Esta es una generación débil de creyentes porque conocen muy poca doctrina, y muy pocas de las promesas de la Palabra que puedan reclamar. No han roto la barrera de la fe. Ellos no han avanzado hacia la vida que Dios ha provisto para ellos. Pasan tiempo mirando hacia atrás a Egipto, al mundo, o al liderazgo humano, criticando, quejándose, y culpando a alguien más.

Verso 6. Ahora fíjese en el contraste entre la actitud de la congregación y la de de Moisés y Aarón. “6Y se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros;” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.6. 













 Fueron a la puerta del Tabernáculo, en el atrio. En esta crisis buscaron al Señor, “y la gloria de Jehová apareció sobre ellos.” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.6.  

Versos 7 y 8. “7Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 8Toma la vara,” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.7–8.

 Esta es una vara diferente de la que Moisés usó para golpear el Mar Rojo y la roca 40 años atrás. Porque hay una nueva analogía aquí. Esta es exactamente la vara de almendro de Aarón que retoñó. “Toma la vara, “8 Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la Peña (Roca) הַסֶּ֛לַע, (haselá);” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.8.

 Esta palabra hebrea para roca es diferente de la que se usa en Éxodo 17.1-6. Esta palabra significa una Roca en un lugar elevado, y es una tipo o figura del Cristo resucitado. Nótese que Moisés debía tener la vara en su mano y HABLAR a la Roca. Cristo fue golpeado en la cruz una sola vez por el pecado, y ya que Cristo resucitó, ahora hablamos al Cristo resucitado. Esta es una tremenda ilustración de Cristo en su primera venida.
















Así el Señor dijo, “hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias.” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.8. 

Por supuesto la analogía es la vida de reposo por la fe, porque en esta ocasión el agua es bendición y fuerza. Ahora fíjese en lo que sigue, porque este es el fracaso que a Moisés no le permitió dirigir a su pueblo para cruzar el Jordán y entrar en la tierra de Canaán (La tierra prometida, que fluye leche y miel. Nota del Trad.) Por esta razón Josué fue elegido para reemplazar a Moisés.

Versos 9 y l0. “9Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó.” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.9.
















 Hasta aquí Moisés fue obediente. “10Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: ¡Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.10.






















  Esto último no fue parte de las instrucciones del Señor. Dios en su gracia no ve que el reprimir con palabras a Israel vaya de acuerdo con su gracia, Dios actúa con hechos. Pero Moisés no pudo resistir la tentación para regañarlos. Moisés ya estaba fastidiado. Él ya estaba harto. Estaba cansado de la “meribeada”. Iba a presentar su discurso, lo cual hubiera estado bien, tenía la autorización del Señor. Hubo un tiempo en que Dios autorizó a Moisés a llamar a los israelitas duros de cerviz, pero no aquí. Están vez Dios tienen un método diferente para enseñarles acerca de su gracia. El va a mostrar su amabilidad a Moisés.

Verso 11. “11Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces,” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.11. Moisés hizo lo opuesto a las instrucciones divinas. En el descaro de tal desobediencia es natural pensar, “Dios nunca va a hacer salir agua.” Moisés y Aarón no pueden sacar agua de la roca. Pero la amabilidad del Señor, a pesar de la desobediencia de Moisés, Dios sacó agua de la roca y la ilustración de la gracia es conservada. Cristo fue golpeado una sola vez por nosotros para darnos aguas de salvación. Y ahora hablamos en oración al la Roca Resucitada para recibir lluvias de bendición. Y, nótese el adverbio, “y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias.” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.11.


















Verso 12. El Señor, entonces, tomó a Moisés aparte y lo reprendió. Pero lo hizo en privado. Lo ve, Moisés estaba en la posición de liderazgo, y tuvo que responder al Señor, no a la congregación. “Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.12. Aunque Moisés y Aarón eran salvos, ellos fracasaron de entrar en la vida de reposo por fe en este momento. Ellos fallaron en romper la barrera de la fe.

























“Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado.
Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.12.
Verso 13. “13Estas son las aguas de la rencilla, Meribá,” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 20.13. ¡Recuerden Meriba! Recuerden la advertencia sobre la incredulidad, del fracaso de romper LA BARRERA DE LA FE.


​continúa
EL NUEVO TESTAMENTO
APLICACIÓN DE MERIBÁ

EL PODER DE LA VIDA DEL REPOSO POR MEDIO DE LA FE

 http://discipuladointernacional.homestead.com/elnuevotestamentoaplicaci-ndemeriba.html?_=1466956862109
El PODER de la vida del reposo por medio de la fe
Contact Us
no es descansar de nuestras actividades, sino tener reposo aún en medio de nuestras actividades, porque las hacemos por la gracia de Dios
20Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos,

según el poder de Dios que actúa en nosotros,

21a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.
Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Ef 3.20–21.
En español, todas las citas bíblicas son tomadas de la RVR60. De otra manera enseguida del texto bíblico se mostrará de que versión se tomó la cita. Lo mismo con caulquier otra nota. Las notas en parenthesis dentro de los versículos son notas del autor en ingles traducidas del hebreo que muestran enseñanzas amplicficadas tomadas de clases de Biblia. )Disponibles en MP3 y cintas por R.B. Thieme, Jr., R. B. Thieme, Jr., Bible Ministries, Houston, Texas).
R. B. Thieme, Jr., La Sangre de Cristo (Houston: R. B. Thieme, Jr., Bible Ministries, 2002). De aquí en adelante en las referencias a mis libros cito solo el autor titulo, fecha de publicación (en la primera referencia) y pagina(s).
Thieme, The Barrier (2003). La Barrera.
Thieme, Rebound and Keep Moving! (1993); Rebound Revisited (1995). Recuperado y seguir adelante.
24/7.   24 horas al día los 7 días de la semana. Expresión del traductor.
Thieme, Bosquejo divino histórico: Dispensaciones y la Iglesia (1999), 85-93.
“psychology : to express a desire or feeling by changing it into a form that is socially aceptable” Diccionario Online Webster. Nota del trad.” Cambiar la expresión de un deseo o sentimiento a una manera que es aceptable socialmente.
ANALOGÍA: Relación de semejanza entre cosas distintas. Entre dos cosas o más.
Árbol de almendro que produce almendras. “8Y aconteció que el día siguiente vino Moisés al tabernáculo del testimonio; y he aquí que la vara de Aarón de la casa de Leví había reverdecido, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras.” Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Nm 17.8. Nótese este pasaje esta a tres capítulos anteriores a Num 20.