¿Qué tan buena persona soy?
-Las buenas personas-

Desde siempre en la humanidad ha existido la maldad en la sociedad, pero esta no es otra cosa sino el resultado directo de la suma del comportamiento individual. Cuando decimos que "la sociedad es mala" negamos de manera implícita nuestra participación en esa maldad, "la sociedad es mala, pero yo soy bueno".

¿Puede la sociedad ser mala si el individuo que la compone es bueno y viceversa? Yo pienso que no.

Cuando una persona dice "yo soy bueno", es necesario contar antes con un parámetro, es decir, una regla o medida moral que nos ayude a determinar: Uno, si la afirmación es cierta en primer lugar. Y dos, que tan "buena" es esa persona en comparación de el estándar pre establecido.

El problema proviene al establecer un parámetro erróneo al no ponerlo con base en la perfección moral, sino en la maldad. "Soy bueno porque hay personas peores que yo", "soy borracho y le pego a mis hijos, pero no robo", "soy mujeriego y engaño a mi mujer, pero no soy violador"... Ejemplos hay muchos, pero el caso es que para definir nuestra propia ética tendemos a mirar hacia abajo, y entre más maldad exista ahí abajo, mejor persona aparentaré ser.




















¿Pero qué pasa si la medida moral no se encuentra hacia abajo, sino hacia arriba? Si mis actos se miden en comparación con la perfección moral, entonces corro el riesgo de ser hallado no tan "buena persona" después de todo. Y es así como encontramos el efecto contrario, al ser la perfección moral más y más alta, peor persona resultaré ser. Con un proceso parecido es como académicamente se mide el conocimiento y la inteligencia, siendo el número más alto la perfección y se disminuye en la medida que se van encontrando errores.

Es así también como lo enseña la Biblia, Dios es aquel parámetro con pureza moral. En Dios encontramos los mayores atributos éticos que puedan existir y por citar algunos son: amor, paciencia, compasión, verdad, y sobre todo j u s t i c i a. Sólo al entender esto podemos comenzar a percibir nuestro verdadero ser, un ser moralmente reprobado. Pero el objetivo no es humillar a la persona al mostrar su realidad, sino que sólo y repito, sólo a través de este proceso se llega al arrepentimiento, el cual a su vez termina en redención.

Entonces, al compararnos con la perfección moral ¿Qué tan buenos resultamos ser?

Isaac Olvera. 20-02-18. Canadá, Norte América.

Mi comentario personal: "Mal de muchos, consuelo....." Pues todos lo hacen.

Los diez mandamientos

1.No tendrás dioses ajenos delante de mí. Amar a Dios sobre todas las cosas.

2.No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová (el Señor) tu Dios, fuerte, y celoso. 

3. No tomarás el nombre de Jehová (el Señor) tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. (No jurar, maldecir, lenguaje profano)

4.Acuérdate del día de reposo (sábado) para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo* para Jehová tu Dios.

5.Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. Amor, obediencia y respeto.

6.No matarás. No cometer homicidio.

7.No cometerás adulterio. 

8.No hurtarás.

9.No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. No mentir.

10.No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. 

Reina Valera Revisada (1960) (Miami 1998) Es 20,3-17.
Contact Us